martes, 13 de octubre de 2009

Aquelarre dans meine sydän

...Y encenderé una vela cada noche
para iluminar ésta desdichada y lúgubre habitación.
Donde yace mi cuerpo cada luna
y deseosos mis ojos de buscar y recorrer una mirada más...
...Sólo tuya.
Una vela cada noche
para que tu cálido aliento sea mi incienso al amanecer,
y tu alba mi recuerdo.
Un fuego cautivador hasta de la mismísima Aurora...
... Llamas serpenteantes y apaciguadoras.
Y queda mi alma, suspendida bajo el trecho del deseo y la locura,
del amor y agridulce recuerdo
de unos ojos inmortales.

...Brujería...

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar